Violencia y alcoholismo

Autor: Luis Pedro Menacho Chiok

Otros conceptos de Economía

12-2006

Descargar Original

INTRODUCCIÓN

Desde tiempos muy remotos el hombre aprendió a fermentar granos y jugos para obtener una sustancia que le provocaba un estado especial. Este estado varía en las diferentes personas de acuerdo a la cantidad ingerida y de acuerdo a las motivaciones de su injerencia. Nos referimos al estado de intoxicación alcohólica.

Existen reportes escritos del uso de cerveza, vinos y otras bebidas alcohólicas que datan desde 3000 años antes de Cristo. Pero el proceso de destilación aplicado a las bebidas fermentadas se remonta alrededor del año 800 después de Cristo. Este proceso ha permitido la preparación de licores altamente potentes que se consumen actualmente. La influencia del alcohol en la sociedad ha tenido gran peso como factor problemático en la conformación y funcionamiento de la familia, individuo y por ende de la sociedad. La influencia del alcohol se ha visto reflejada en las diferentes esferas de la historia de la sociedad desde tiempos muy remotos.

"El consumo del alcohol, ha sido reconocido como un factor de integración social y favorecedor de la convivencia". Esto es, el alcohol es una de las bebidas embriagantes, consumidas con moderación y en los contextos permitidos, reduce la tensión, desinhibe y provoca sensaciones de bienestar. Los bebedores "normales" disfrutan de las bebidas por esos efectos placenteros y aprecian diferentes calidades de bebidas. Desafortunadamente, proporciones variables de individuos en la población presentan problemas en su salud y en sus relaciones interpersonales a causa del consumo inmoderado de alcohol.

El alcoholismo afecta más a los varones adultos, pero está aumentando su incidencia entre las mujeres y los jóvenes. El consumo y los problemas derivados del alcohol están aumentando en todo Occidente desde 1980 hasta el 2006, incluyendo Estados Unidos, la Unión Europea y los antiguos países del este, así como en los países en vías de desarrollo como el Perú.

Por otro lado, la violencia es un abuso de poder que busca causar daño. Violencia es un golpe, un insulto, una frase, una mirada amenazante. Es una conducta que te provoca miedo o humillación.

Violencia puede ser un portazo, un largo silencio, una sonrisa mal intencionada. Es romper algún objeto, no dar dinero para los gastos de la casa, prohibirle a la mujer que trabaje; es obligar a prácticas sexuales no deseadas o que lastimen, obligar a la pornografía o a la prostitución.

Y también la violencia familiar es un delito que se castiga con la cárcel

La violencia familiar es un círculo que se repite una y otra vez. A veces comienza con reclamos mutuos, de los dos miembros de la pareja, por falta de atención, por problemas de dinero o de trabajo, cuando se rompe la armonía familiar comienzan las agresiones, las amenazas, los insultos, las burlas, los gritos, los golpes.

Finalmente llega el arrepentimiento, las muestras de cariño y de culpa, las grandes atenciones para reconquistar y las promesas de que nunca volverá a pasar. Después de un tiempo las escenas se repiten y esto puede llegar hasta el asesinato.

La violencia afecta a la salud física y emocional de las y los integrantes de la familia. Afecta el rendimiento escolar de los niños, las niñas y jóvenes, el desarrollo emocional y social de todas y todos, en especial de quienes reciben los actos violentos, y en casos extremos puede conducir a la mutilación o al homicidio. Además cuando las hijas e hijos de una familia, en donde existe violencia, deciden formar su propia familia, es, muy común que repitan las conductas aprendidas.

La violencia refleja la frustración del golpeador y genera culpa en las víctimas.

La relación entre el alcohol y la violencia tiene efectos sobre la estructura y el funcionamiento del sistema nervioso central afecta directamente la conciencia, la que nos permite razonar sobre nuestra propia existencia y reflejar, de manera adecuada, la realidad circundante, por lo que el consumo de alcohol puede promover alteraciones en las percepciones e ideas de las personas que han ingerido esta sustancia, lo que influye de modo negativo en sus relaciones con los demás y en la comprensión cabal de las circunstancias vividas. También puede ocurrir desinhibición, pérdida de control emocional, ruptura de códigos ético - morales y de las buenas costumbres de convivencia, lo que facilita la aparición de la violencia.

El título de la presente investigación es “Violencia y Alcoholismo”, el cual ha sido dividido en tres capítulos: el primero trata de todo lo relativo a la Violencia, el segundo desarrolla lo concerniente al Alcoholismo y el último capítulo enfoca la relación entre Alcoholismo y Violencia.

Deseamos expresar nuestro agradecimiento a todas aquellas personas que directa e indirectamente ha contribuido en la culminación de esta monografía.

CAPÍTULO I
LA VIOLENCIA

1. Definición

Veamos lo que se entiende por violencia, pues es éste un concepto sometido a muy diferentes interpretaciones.

DOMENACH, es una definición poco compleja y de fácil comprensión, violencia es “el uso de la fuerza, abierta u oculta, con la finalidad de obtener, de un individuo o de un grupo, algo que no quiere consentir libremente”.

YVES MICHAUD define la violencia como “una acción directa o indirecta, concentrada o distribuida, destinada a hacer mal a una persona o a destruir ya sea su integridad física o psíquica, sus posesiones o sus participaciones simbólicas”.

MCKENZIE define la violencia como el “ejercicio de la fuerza física con la finalidad de hacer daño o de causar perjuicio a las personas o a la propiedad; acción o conducta caracterizada por tender a causar mal corporal o por coartar por la fuerza la libertad personal”.

Estas diferentes interpretaciones del concepto de violencia son, suficientes para hacer comprensible algo elemental: la necesidad de abandonar el concepto limitado de violencia, en el sentido de asimilarlo simplemente a algunos tipos de violencia física. La violencia no es solamente un determinado tipo de acto, sino también una determinada potencialidad. No se refiere sólo a una forma de «hacer», sino también de «no hacer»

Desde el punto de vista sociológico, la violencia es la característica que puede asumir la acción criminal cuando la distingue el empleo o la aplicación de la fuerza física o el forzamiento del orden natural de las cosas o del proceder. La violencia es elemento constitutivo de numerosos delitos contra las personas, ya afecten su vida, o su integridad corporal (homicidio, lesiones), ya su honestidad (violación), y contra su patrimonio (robo, daños), etc. La violencia caracteriza también todo un tipo de criminalidad (violenta), por contraposición a la astucia, el fraude y la simulación.

Nosotros opinamos que la violencia es una acción ejercida por una o varias personas en donde se somete que de manera intencional al maltrato, presión sufrimiento, manipulación u otra acción que atente contra la integridad tanto físico como psicológica y moral de cualquier persona o grupo de personas".

"La violencia es la presión síquica o abuso de la fuerza ejercida contra una persona con el propósito de obtener fines contra la voluntad de la víctima".

2. La violencia en las etapas de la vida

La violencia tiene un efecto profundo sobre la mujer. Empieza antes del nacimiento, en algunos países, con abortos selectivos según el sexo. O al nacer, cuando los padres desesperados por tener un hijo varón pueden matar a sus bebés del sexo femenino. Y sigue afectando a la mujer a lo largo de su vida.

Todos los años, millones de niñas son sometidas a la mutilación de sus genitales. Las niñas tienen mayor probabilidad que sus hermanos de ser violadas o agredidas sexualmente por miembros de su familia, por personas en posiciones de poder o confianza, o por personas ajenas. En algunos países, cuando una mujer soltera o adolescente es violada, puede ser obligada a contraer matrimonio con su agresor, o ser encarcelada por haber cometido un acto "delictivo". La mujer que queda embarazada antes del matrimonio puede ser golpeada, condenada al ostracismo o asesinada por sus familiares, aunque el embarazo sea producto de una violación.

Después del matrimonio, el riesgo mayor de violencia para la mujer sigue habitando en su propio hogar, donde su esposo y, a veces la familia política, puede agredirla, violarla o matarla. Cuando la mujer queda embarazada, envejece o padece discapacidad mental o física, es más vulnerable al ataque.

Cuando hablamos de violencia creemos que solo es "dar golpes’’, pero estamos equivocados. Existen varios tipos de violencias, entre ellos podemos citar:

2.1 Violencia familiar

La forma más común de violencia contra la mujer es la violencia en el hogar o en la familia. Las investigaciones demuestran sistemáticamente que una mujer tiene mayor probabilidad de ser lastimada, violada o asesinada por su compañero actual o anterior que por otra persona.

Los hombres pueden patear, morder, abofetear, dar un puñetazo o tratar de estrangular a sus esposas o compañeras; les pueden infligir quemaduras o tirar ácido en la cara; pegar o violar, con partes corporales u objetos agudos; y usar armas letales para apuñalarlas o dispararles. A veces las mujeres son lesionadas gravemente y en algunos casos son asesinadas o mueren como resultado de sus lesiones.

La naturaleza de la violencia contra la mujer en el ámbito familiar ha propiciado comparaciones con la tortura. Las agresiones están destinadas a lesionar la salud psicológica de la mujer al igual que su cuerpo, y suelen ir acompañadas de humillación y violencia física. Al igual que la tortura, las agresiones son impredecibles y guardan poca relación con el comportamiento de la mujer. Finalmente, las agresiones pueden sucederse una semana tras otra, durante muchos años.

2.2 Violencia psicológica o mental

La violencia psicológica incluye maltrato verbal en forma repetida, acoso, reclusión y privación de los recursos físicos, financieros y personales. Para algunas mujeres, los insultos incesantes y la tiranía que constituyen el maltrato emocional quizá sean más dolorosos que los ataques físicos, porque socavan eficazmente la seguridad y la confianza de la mujer en sí misma. Un solo episodio de violencia física puede intensificar enormemente el significado y el impacto del maltrato emocional. Se ha informado que las mujeres opinan que el peor aspecto de los malos tratos no es la violencia misma sino la "tortura mental" y "vivir con miedo y aterrorizada".

2.3. Mutilación genital femenina (MGF)

Es una forma de violencia contra la niña que afecta su vida como mujer adulta, es una práctica cultural tradicional. En las sociedades donde se practica, se cree que la MGF es necesaria para garantizar la dignidad de la niña y su familia y aumenta sus posibilidades de contraer matrimonio. Además, la MGF comprende todos los procedimientos que incluyen la remoción parcial o total de los genitales femeninos externos u otra lesión a los órganos genitales femeninos ya sea por motivos culturales u otras razones no terapéuticas.

3. Manifestaciones de la violencia

Dentro de las principales manifestaciones tenemos las siguientes:

3.1 Violencia doméstica

La violencia psicológica y física con el cónyuge, el maltrato infantil y el abuso de los niños.

3.2 Violencia cotidiana

Es la que venimos sufriendo diariamente y se caracteriza básicamente por el no respeto de las reglas, no respeto de una cola, maltrato en el transporte público, la larga espera para ser atendido en los hospitales, cuando nos mostramos indiferentes al sufrimiento humano, los problemas de seguridad ciudadana y accidentes.

3.3 Violencia política.

Es aquella que surge de los grupos organizados ya sea que estén en el poder o no. El estilo tradicional del ejercicio político, la indiferencia del ciudadano común ante los acontecimientos del país, la no participación en las decisiones, así como la existencia de las llamadas coimas como: manejo de algunas instituciones y las prácticas de Nepotismo institucional.

3.4 Violencia socio – económica

Que es reflejada en situaciones de pobreza y marginalidad de grandes grupos de la población: desempleo, subempleo, informalidad; todo esto básicamente reflejado en la falta o desigualdad de oportunidad de acceso a la educación y la salud.

3.5 Violencia cultural

La existencia de un Perú oficial y un Perú profundo (comunidades nativas y campesinas), son distorsiones de los valores de identidad nacional y facilitan estilos de vida poco saludables.

3.6 Violencia delincuencial.

Robo, estafa, narcotráfico, es decir, conductas que asumen medios ilegítimos para alcanzar bienes materiales. Toda forma de conducta individual u organizada que rompe las reglas sociales establecidas para vivir en grupo. establecido no ayuda a resolver los problemas.

Todos sueñan con el modelo que les vende la sociedad, el éxito fácil. Pero ser un profesional idóneo o un técnico calificado requiere de esfuerzo y preparación. Requiere desarrollar recursos internos y metas. Los jóvenes de nuestro país tienen oportunidades de orientación y canalización de sus frustraciones y en esto dependen de sus familias, la escuela y las instituciones; la responsabilidad es de todos. Es decir, las expresiones de violencia sin futuro y sin horizontes pueden cambiar.

4. Causas de la violencia

Entre las principales motivos que generan la violencia tenemos:

¨ El alcoholismo: un sin número de casos registra que un gran por ciento de las mujeres que son agredidas por sus compañeros conyugales, están bajo el efecto del alcohol.
¨ Falta de conciencia en los habitantes de una sociedad: creen que esta es la mejor forma de realizar las cosas: huelgas, tiroteos, golpes, etc.
¨ Fuerte ignorancia que hay de no conocer mejor vía para resolver las cosas: no saben que la mejor forma de resolver un fenómenos social es conversando y analizando qué causa eso y luego tratar de solucionarlo.
¨ El no poder controlar los impulsos: muchas veces somos impulsivos, generando así violencia, no sabemos cómo resolver las cosas.
¨ La falta de comprensión existente entre las parejas, la incompatibilidad de caracteres: la violencia intra - familiar es la causa MAYOR que existe de violencia, un niño que se críe dentro de un ambiente conflictivo y poco armonioso ha de ser, seguro, una persona problemática y con pocos principios personales.
¨ Falta de comprensión hacia los niños: saber que los niños son criaturas que no saben lo que hacen, son inocentes. Muchas madres maltratan a sus hijos, y generan así violencia.
¨ La drogadicción: es otra causa de la violencia, muchas personas se drogan para poder ser lo que no son en la realidad, para escapar así de la realidad causando mucha violencia: si no tienen cómo comprar su ‘’producto’’ matan y golpean hasta a su propia madre.
¨ La violencia se origina en la falta de consideración hacia la sociedad en que vivimos, si creamos mayor conciencia en nosotros mismos, si analizamos que la violencia no es la mejor forma de alcanzar las metas, de seguro nuestra sociedad crecerá y se desarrollaría.

5. Consecuencias de la violencia

5.1 Consecuencias físicas o para la salud

La violencia contra la mujer y la niña, y demás miembros de la sociedad, aumenta su riesgo de mala salud. Un número cada vez mayor de estudios que exploran la violencia y la salud informan sistemáticamente sobre los efectos negativos. La verdadera medida de las consecuencias es difícil de evaluar, sin embargo, porque los registros médicos carecen generalmente de detalles vitales en cuanto a las causas violentas de las lesiones o la mala salud.

Las consecuencias de la violencia contra la mujer pueden no ser mortales y adoptar la forma de lesiones físicas, desde cortes menores y equimosis (golpes, moretones) a discapacidad crónica o problemas de salud mental.

También pueden ser mortales; ya sea por homicidio intencional, por muerte como resultado de lesiones permanentes o SIDA, o debido a suicidio, usado como último recurso para escapar a la violencia. En esta carpeta de información, Consecuencias para la salud de la violencia contra la mujer y la niña, se explora el tema en más profundidad

5.1.1 Homicidio

Numerosos estudios informan que la mayoría de las mujeres que mueren de homicidio son asesinadas por su compañero actual o anterior.

En las culturas en que se practica la costumbre de la dote (bienes que aporta la mujer al matrimonio o que dan a los esposos sus padres o terceras personas, en vista de su matrimonio), esta puede ser mortal para la mujer cuyos padres no pueden satisfacer las demandas de regalos o dinero. La violencia que comienza con amenazas puede terminar en "suicidio" forzado, muerte por lesiones u homicidio.

5.1.2 Lesiones graves

Las lesiones sufridas por las mujeres debido al maltrato físico y sexual pueden ser sumamente graves. Muchos incidentes de agresión dan lugar a lesiones que pueden variar desde equimosis (golpes y moretones) a fracturas hasta discapacidades crónicas. Un alto porcentaje de las lesiones requiere tratamiento médico.

5.1.3 Lesiones durante el embarazo

Las investigaciones recientes han identificado a la violencia durante el embarazo como un riesgo a la salud tanto de la madre como del feto no nacido. Las investigaciones sobre este rubro han indicado mayores niveles de diversas condiciones.

5.1.4 Lesiones a los niños

Los niños en las familias violentas pueden también ser víctimas de maltrato. Con frecuencia, los niños se lastiman mientras tratan de defender a sus madres.

5.1.5 Embarazo no deseado y a temprana edad (Embarazo precoz)

La violencia contra la mujer puede producir un embarazo no deseado, ya sea por violación o al afectar la capacidad de la mujer de negociar el uso de métodos anticonceptivos. Por ejemplo, algunas mujeres pueden tener miedo de plantear el uso de métodos anticonceptivos con sus parejas por temor de ser golpeadas o abandonadas.

Los adolescentes que son maltratados o que han sido maltratados como niños, tienen menos probabilidad de desarrollar un sentido de autoestima y pertenencia que los que no han experimentado maltrato.

Tienen mayor probabilidad de descuidarse e incurrir en comportamientos arriesgados como tener relaciones sexuales en forma temprana o sin protección. Un número creciente de estudios indica que las niñas que son maltratadas sexualmente durante la niñez tienen un riesgo mucho mayor de embarazo no deseado durante la adolescencia.

Este riesgo mayor de embarazo no deseado acarrea muchos problemas adicionales. Por ejemplo, está bien documentado que la maternidad durante la adolescencia temprana o media, antes de que las niñas estén maduras biológica y psicológicamente, está asociada con resultados de salud adversos tanto para la madre como para el niño. Los lactantes pueden ser prematuros, de bajo peso al nacer o pequeños para su edad gestacional.

5.1.6 Vulnerabilidad a las enfermedades

Si se comparan con las mujeres no maltratadas, las mujeres que han sufrido cualquier tipo de violencia tienen mayor probabilidad de experimentar una serie de problemas de salud graves.

Se ha sugerido que la mayor vulnerabilidad de las mujeres maltratadas se puede deber en parte a la inmunidad reducida debido al estrés que provoca el maltrato. Por otra parte, también se ha responsabilizado al auto descuido y a una mayor proclividad a tomar riesgos. Se ha determinado, por ejemplo, que las mujeres maltratadas tienen mayor probabilidad de fumar que aquellas sin antecedentes de violencia.

5.2 Consecuencias psicológicas.

5.2.1 Suicidio

En el caso de las mujeres golpeadas o agredidas sexualmente, el agotamiento emocional y físico puede conducir al suicidio. Estas muertes son un testimonio dramático de la escasez de opciones de que dispone la mujer para escapar de las relaciones violentas

5.2.2 Problemas de salud mental

Las investigaciones indican que las mujeres maltratadas experimentan enorme sufrimiento psicológico debido a la violencia.

Muchas están gravemente deprimidas o ansiosas, mientras otras muestran síntomas del trastorno de estrés postraumático. Es posible que estén fatigadas en forma crónica, pero no pueden conciliar el sueño; pueden tener pesadillas o trastornos de los hábitos alimentarios; recurrir al alcohol y las drogas para disfrazar su dolor; o aislarse y retraerse, sin darse cuenta, parece, que se están metiendo en otro problemas, aunque menos graves, pero dañino igualmente.

La violación y el maltrato sexual del niño puede causar daños psicológicos similares. Un episodio de agresión sexual puede ser suficiente para crear efectos negativos duraderos, especialmente si la niña víctima no recibe posteriormente apoyo adecuado. Al igual que la violencia contra la mujer en el seno familiar, el maltrato del menor suele durar muchos años y sus efectos debilitantes pueden hacerse sentir en la vida adulta. Por ejemplo, la pérdida de autoestima de la mujer que ha sido maltratada en la niñez puede traducirse en un mínimo de esfuerzo para evitar situaciones en que su salud o seguridad estén en peligro.

Ser víctima de violación o abuso sexual es una experiencia muy traumática y sus consecuencias pueden prolongarse por mucho tiempo. Víctimas (mujeres, niñas y niños) que han sufrido ataques sexuales describen los siguientes sentimientos: Temor, Culpa, Desvalorización, Odio, Vergüenza, Depresión, Asco, Desconfianza, Aislamiento, Marginalidad, Ansiedad, Ser diferente (se sienten diferentes a los demás).

Es un mito que la violencia sexual la ejercen solamente extraños, muchas violaciones y abusos son cometidos por hombres que la víctima conoce, incluyendo parejas y amigos íntimos. Por ello los ataques ocurren en cualquier momento del día.

Violación y abuso sexual puede ser realizado por extraños o conocidos, pero "nunca con culpa de la víctima", pues existe la errónea creencia que es la víctima quien lo provoca.

Efectos en el niño derivados de haber presenciado actos de violencia. Las investigaciones han indicado que los niños que presencian actos de violencia en el hogar suelen padecer muchos de los síntomas que tienen los niños que han sido maltratados física o sexualmente.

Las niñas que presencian a su padre o padrastro tratando violentamente a su madre tienen además más probabilidad de aceptar la violencia como parte normal del matrimonio que las niñas de hogares no violentos. Los varones que han presenciado la misma violencia, por otro lado, tienen mayor probabilidad de ser violentos con sus compañeras como adultos.

6. Impacto social

6.1. Impacto en la sociedad.

Es de vital importancia que para establecer posibles soluciones al problema de la violencia intra - familiar ha de ponerse gran atención a la formación de los menores que son parte integral de una familia ya que es precisamente en la niñez donde a través de los padres se transmiten todos aquellos valores que servirán al individuo en su futuro para una debida adaptación en la sociedad, dando esto como resultado personas capaces de respetar los derechos de cualquier ser humano y por ende los derechos de las personas que conforman su propia familia, ya que se considera según la sociología que para evitar problemas sociales como es la delincuencia, la drogadicción, la prostitución, etc., es necesario atacar de raíz, es decir siendo la familia la célula principal de toda agrupación humana el atender de manera responsable su problemática se evitara el grave problema de la violencia familiar. Entre el impacto que recibe una sociedad donde sus habitantes o familias sufren de violencia, están los siguientes:

6.1.1 Costos agregados de atención de salud

Los costos a la sociedad de la violencia contra la mujer son extraordinarios, considerando solamente la atención de salud. Una proporción de estos costos son para tratar las lesiones físicas graves. Una cantidad sustancial también se gasta en problemas psicológicos como el manejo de las ansiedades y los síntomas que las mujeres más felices y más seguras pueden tolerar, pasar por alto o encogerse de hombros.

6.1.2 Efectos sobre la productividad y el empleo

Las mujeres que experimentan violencia pueden efectuar un menor aporte a la sociedad así como a la propia realización de su potencial. El impacto económico del maltrato puede extenderse a una pérdida del potencial de la mujer de percibir remuneración. Ello puede deberse en parte a que las niñas que son víctimas de violencia tienen probabilidad de padecer de ansiedad o depresión y ser incapaces de desarrollar su capacidad plena en la escuela. Debido a su experiencia de no tener control de su propio cuerpo, el mundo puede convertirse en un lugar amenazante donde la mujer evita retos de todo tipo.

En las zonas en que el maltrato sexual de las estudiantes de parte de los profesores es prevalente, las niñas pueden no asistir a la escuela para escapar de la atención no deseada. En otros lugares, los padres que temen que sus hijas sean agredidas sexualmente pueden mantenerlas en la casa hasta que se "casen y estén en un marco de seguridad". En muchos países, una niña que queda embarazada es expulsada de la escuela, independientemente de si el embarazo fue resultado de una violación. La consecuencia, en cada caso, es una educación disminuida, una menor oportunidad de conseguir un empleo lucrativo y un aporte reducido a la calidad de vida para su comunidad.

6.2 Características del agresor

El agresor, regularmente, posee el siguiente perfil:

• Es celoso, se imagina que la esposa le es infiel.
• Trata de mantener a su pareja aislada y la controla exageramente.
• Tiene doble identidad, mientras se muestra agresivo en la casa, es ‘’bueno’’ con otras personas. Tuvo una mala niñez
• Puede tener o haber tenido problemas con la ley.
• Tiene un temperamento explosivo, se enfurece fácilmente.
• Proyecta y le hecha la culpa del abuso a su pareja.
• No toma responsabilidad de sus acciones.
• Tiene problemas económicos e ingiere alcohol, es fumador.
• Se pone agresivo con sus hijos cuando estos hacen alguna "travesura’’. Y siempre vive amenazando a la esposa.
• Abusa verbalmente (insulta, grita, dice "palabrotas’’ )
• Creció en una familia donde vio abuso. Puede ser mas violento cuando su compañera está embarazada o ha dado a luz.
• Tiene tendencia a negar el abuso, lo minimiza y a veces ni se acuerda.
• Presiona a su pareja para que abandone la casa, si la compañera se va de la casa hace lo posible para que regrese. Le pide disculpas.
• Es egoísta, ignora los sentimientos de los demás.
• Cree que los hombres tiene derechos a ciertos privilegios (extremadamente machista)

6.3. Métodos sociales de corrección.

Existen varios métodos para corregir la violencia, entre ellos:

• La policía.
• Destacamentos policiales.
• Cárceles.
• Mas violencia (combaten la violencia con más violencia, generando así una cadena ‘’alimenticia’’)

Deberían de existir asilos en donde se refugien a las personas que sufren de no poder controla sus impulsos, para que así fomentemos la paz en nuestro país.

6.4 Las mujeres y la violencia.

Las mujeres que son víctimas de violencia sexual suelen ser renuentes a informar sobre el crimen a la policía, la familia u otros. En los países en que la virginidad de la mujer se asocia con el honor de la familia, las mujeres solteras que notifican una violación pueden ser obligadas a casarse con el agresor, siendo esto un gravísimo error, ya que esa unión no es propia del amor puro, sino del descaro de un hombre desvergonzado que, por satisfacer un repugnante ‘"impulso’’, hace daño a quien menos le importa.

Algunas pueden ser asesinadas por sus padres o hermanos avergonzados, como una manera de restablecer el honor de la familia. En algunos países, una mujer que ha sido violada puede ser encausada y encarcelada por cometer el "delito" de tener relaciones sexuales fuera del matrimonio, en caso de no poder demostrar que el incidente fue en realidad una violación. Es así, que el silencio se convierte en nuestro peor enemigo y en el mejor aliado para repetir los abusos

La víctima de la violación cree que tiene que ocultarlo porque teme ser señalada como culpable, siente vergüenza de ser mirada/o como "un ser diferente", aislándose de los demás para evitar críticas que la dañen aún más. Al quedarse callada(o) la víctima está favoreciendo al agresor y ayudándolo, dejándolo libre, a hacerle lo mismo a otras personas.

7. Tipos de Violencia o maltrato

7.1 Violencia física.

7.1.1 Lesiones físicas graves: Fracturas de huesos, hemorragias,
lesiones internas, quemaduras, envenenamiento, hematomas subdurales, etc.

7.1.2Lesiones físicas menores o sin lesiones: No requieren atención médica y no ponen en peligro la salud física del menor.

7.2 Violencia psicológica o emocional.

7.2.1 Rechazar
Implica conductas de abandono. Los padres rechazan las expresiones espontáneas del niño, sus gestos de cariño; desaprueban sus iniciativas y no lo incluyen en las actividades familiares.

7.2.2 Aterrorizar
Amenazar al niño con un castigo extremo o con un siniestro, creando en él una sensación de constante amenaza.

7.2.3 Ignorar
Se refiere a la falta de disponibilidad de los padres para con el niño. El padre está preocupado por sí mismo y es incapaz de responder a las conductas del niño.

7.2.4 Aislar al menor:
Privar al niño de las oportunidades para establecer relaciones sociales.

7.2.5 Someter al niño a un medio donde prevalece la corrupción
Impedir la normal integración del niño, reforzando pautas de conductas antisociales.

7.3. Violencia o maltrato por negligencia.
Se priva al niño de los cuidados básicos, aún teniendo los medios económicos; se posterga o descuida la atención de la salud, educación, alimentación, protección, etc.

CAPÍTULO II
EL ALCOHOLISMO

1. Sinónimos o términos equivalentes

Dipsómano
Abuso de alcohol
Dependencia del alcohol
Gran consumo prolongado y dependiente de alcohol.

2 Definición

El alcoholismo es una enfermedad crónica, progresiva y a menudo mortal; es un trastorno primario y no un síntoma de otras enfermedades o problemas emocionales. La Organización Mundial de la Salud – OMS, define el alcoholismo como la ingestión diaria de alcohol superior a 50 gramos en la mujer y 70 gramos en el hombre (una copa de licor o un combinado tiene aproximadamente 40 gramos de alcohol, un cuarto de litro de vino 30 gramos y un cuarto de litro de cerveza 15 gramos). El alcoholismo parece ser producido por la combinación de diversos factores fisiológicos, psicológicos y genéticos. Se caracteriza por una dependencia emocional y a veces orgánica del alcohol, y produce un daño cerebral progresivo y finalmente la muerte.

Según el Portal de la Salud Mediline Plus el Alcoholismo es una enfermedad marcada por el consumo incontrolado de bebidas alcohólicas a un nivel que interfiere con la salud física o mental del individuo y con las responsabilidades sociales, familiares u ocupacionales. El alcoholismo se divide en dos categorías: dependencia y abuso.

Las personas con dependencia del alcohol, el trastorno alcohólico más severo, por lo general experimentan tolerancia y abstinencia. La tolerancia es la necesidad de cantidades de alcohol cada vez mayores para lograr la embriaguez o el efecto deseado. La abstinencia se presenta cuando el consumo se suspende o se reduce. Las personas con dependencia del alcohol pasan mucho tiempo consumiendo alcohol y consiguiéndolo.

Los alcohólicos son "bebedores problema", es decir, pueden tener problemas legales, como beber y conducir o beber de juerga (tomar seis o más tragos en una ocasión). Las personas que son dependientes o abusan del alcohol vuelven a su consumo a pesar de la evidencia de problemas físicos o psicológicos. Las personas con dependencia presentan problemas más severos y una mayor compulsión a beber.

Sociológicamente, el alcoholismo es la adicción anormal al alcohol. La base de todos los licores malteados y destilados: es el alcohol etílico, que en grandes cantidades constituye un veneno. Según la teoría freudiana, la apetencia psicológica irreprimible de ingerir alcohol tienen su fundamento en la homosexualidad reprimida. Sin embargo, más generalmente, el alcoholismo es una forma de evasión ante los conflictos y se asocia con frecuencia a sentimientos de inferioridad. El alcoholismo, sin duda alguna, es un factor criminógeno indirecto de la delincuencia violenta. La intemperancia y la miseria también van asociados a él.

Los perniciosos efectos del alcoholismo suelen hacerse sentir con intensidad en los miembros no bebedores de la familia del alcohólico. El alcoholismos una de las formas del problema de la entrega a un narcótico para escapar de una situación psicológica o social deprimente.

Nosotros estamos de acuerdo con que el alcoholismo es una dependencia con características de adicción a las bebidas alcohólicas. Se caracteriza por un ansia de beber alguna sustancia alcohólica, pérdida de autocontrol, dependencia física y síndrome de abstinencia. Asimismo, el alcoholismo no está fijado por la cantidad ingerida en un periodo de tiempo, porque personas afectadas, pueden seguir patrones muy diferentes de comportamiento, existiendo alcohólicos que consumen a diario, otros semanal o mensualmente, e incluso sin una periodicidad fija, si bien el proceso degenerativo tiende a acortar los plazos entre ingesta e ingesta.

3 Causas

El alcoholismo es un tipo de drogodependencia.

Hay dos tipos de dependencia en esta adicción: la física y la psicológica. La dependencia física se revela por sí misma, cuando se interrumpe la ingesta de alcohol, con síntomas muy claros como la tolerancia, cada vez mayor, al alcohol y enfermedades asociadas a su consumo.

El efecto directo del alcohol en el sistema nervioso son la depresión, como resultado de la disminución de la actividad, la ansiedad, tensión e inhibiciones. Incluso un pequeño nivel de alcohol dentro del cuerpo enlentece las reacciones. La concentración y el juicio empiezan a empeorar. En cantidades excesivas, el alcohol produce una intoxicación y envenenamiento.

El alcohol también afecta a otros sistemas corporales. Puede aparecer una irritación del tracto gastrointestinal con erosiones en las paredes del estómago debidas a las náuseas y vómitos.

Las vitaminas no se absorben bien, y esto ocasiona deficiencias nutricionales en los alcohólicos de larga evolución. También ocasiona problemas en el hígado (cirrosis hepática).

El sistema cardiovascular se ve afectado por cardiopatías. También puede aparecer una alteración sexual causando una disfunción en la erección del pene en el hombre y una desaparición de la menstruación en la mujer. El consumo de alcohol durante el embarazo puede causar problemas en el desarrollo del feto, produciendo el llamado síndrome fetal del alcohol.

El desarrollo de la dependencia del alcohol puede ocurrir entre los 5 y 25 años siguiendo una progresión. Primero se desarrolla la tolerancia alcohol. Esto ocurre en personas que son capaces de consumir una gran cantidad de alcohol antes de que se noten los efectos adversos.

Después de la tolerancia aparecerán los lapsus de memoria. Más tarde aparece la falta del control de beber, y la persona afectada no puede permanecer sin beber, lo necesita para desarrollar su vida diaria.

El problema más serio de los bebedores son las complicaciones físicas y mentales. Algunas personas son capaces de conseguir un control sobre su dependencia en las fases tempranas antes de la total pérdida del control.

No hay una causa definida del alcoholismo pero hay factores que pueden jugar un papel en su desarrollo. Es más probable el desencadenamiento de un alcoholismo en las personas con algún familiar alcohólico que en otras que no lo tienen. No se conoce la razón, que puede encontrarse en anomalías genéticas o bioquímicas.

Entre los factores psicológicos se incluyen: la necesidad de consuelo para la ansiedad, conflictos en las relaciones personales, baja estima personal, etc.

Los factores sociales incluyen: la facilidad de consumo de alcohol, la aceptación social del consumo de alcohol, estilos de vida de stress, etc...

La incidencia en la dependencia del alcohol está aumentando. Las estadísticas varían pero aproximadamente un 7% de adultos en Europa están afectados.

4. Prevención

Hasta que las causas primarias del alcoholismo sean descubiertas, el problema no puede ser prevenido. De todas formas, los programas educativos sobre el alcohol dirigidos a los niños y adolescentes y a sus familiares pueden ser de gran utilidad. Los hábitos sociales correctos son fundamentales para la prevención de su abuso.

5. Síntomas

Los principales síntomas son los siguientes:

• Tolerancia de los efectos del alcohol.
• Necesidad diaria o frecuente de alcohol para su función diaria.
• Pérdida de control con incapacidad de interrumpir o reducir el consumo de alcohol.
• Bebedor solitario.
• Dar excusas para beber.
• Episodios de pérdida de memoria asociados al consumo de alcohol (ausencias negras).
• Episodios de violencia asociados al consumo de alcohol.
• Deterioro en las relaciones sociales y familiares y en la responsabilidad laboral.
• Absentismo laboral.
• Inexplicable mal genio.
• Conducta que tiende a esconder el alcoholismo.
• Hostilidad al hablar de la bebida.
• Negarse a la ingesta de alimento.
• Negar la apariencia física.
• Nauseas.
• Vómitos.
• Vacilación por las mañanas.
• Dolor abdominal.
• Calambres.
• Entorpecimiento y temblores.
• Enrojecimiento y capilares de la cara dilatados (especialmente en la nariz).
• Confusión.
• Temblores e incontroladas sacudidas del cuerpo.
• Cansancio y agitación.
• Insomnio.
• Pérdida de apetito e intolerancia a toda la comida.
• Confusión.
• Alucinaciones.
• Taquicardia.
• Sudores.
• Convulsiones.
• Problemas en la lengua.
• Lacrimeo.
• Desvanecimiento.

6. Test y análisis

Se hace una historia del consumo crónico o excesivo del alcohol. La historia debe ser obtenida de la familia si la persona afectada es incapaz de contestar a las preguntas. Un examen médico hace posible la identificación de problemas físicos relacionados con el consumo de alcohol.
Un examen toxicológico del nivel de alcohol en la sangre confirma la reciente ingestión de alcohol (lo que no necesariamente confirma un alcoholismo).

También se realizan tests de función del hígado incluyendo GOT, GPT y fosfatasas alcalinas, que se encuentran anormalmente elevadas.

Esta enfermedad también puede alterar los resultados de los siguientes tests:

¨ Ácido úrico.
¨ Osmolaridad de orina.
¨ Test de suero de magnesio.
¨ Cuerpos cetónicos en la orina.
¨ Recuento absoluto de eosinófilos.

7. Pronóstico

El alcoholismo es el mayor problema de salud, tanto social como económico. Está implicado en más de la mitad de accidentes de tráfico y muertes accidentales. Un alto porcentaje de suicidios se cometen combinando el alcohol con otras sustancias, y hay muchas muertes relacionadas con el alcoholismo por las complicaciones relacionadas con la enfermedad. Los programas de tratamiento tienen diferentes resultados, pero mucha gente con una dependencia del alcohol tiene una completa recuperación.

8. Tratamientos

El tratamiento tiene las siguientes fases:

8.1 Reconocimiento del problema

El tratamiento de las personas con una adicción al alcohol empieza por el reconocimiento del problema. El alcoholismo está asociado con la negación, lo que permite al paciente creer que no necesita tratamiento. La mayoría de las personas con una dependencia del alcohol acceden al tratamiento bajo presión de otros. Es muy rara la aceptación voluntaria de la necesidad de tratamiento. Es difícil conocer los mecanismos de defensa que han permitido seguir bebiendo a la persona con dependencia del alcohol y se requiere un enfrentamiento con la familia y personas allegadas.

Se debe convencer a la persona cuando está sobria, y no cuando está bebida o con resaca. Una vez que ha reconocido el problema, la abstinencia del alcohol es el único tratamiento. Además se pueden dar programas de soporte, rehabilitación, seguimiento etc. También suele ser necesario el tratamiento de la familia, porque el alcoholismo crea víctimas entre la gente allegada.

8.2 La desintoxicación

La desintoxicación es la segunda fase del tratamiento. El alcohol es escondido bajo control. Se establece una supervisión. Se recetan tranquilizantes y sedantes para aliviar y controlar los efectos de la abstinencia.

La desintoxicación puede durar de 5 a 7 días. Es necesario el examen médico de otros problemas. Son frecuentes los problemas del hígado y otros problemas en la sangre. Es muy importante seguir una dieta con suplementos vitamínicos. Pueden aparecer complicaciones asociadas a los síntomas físicos agudos, como depresión y otros problemas que deben ser tratados.

8.3 Programas de rehabilitación

Los programas de rehabilitación están para ayudar a las personas afectadas, después de la desintoxicación, a mantenerse en la abstinencia de alcohol. Estos programas incluyen diversos consejos, soporte psicológico, cuidados de enfermería y cuidados médicos. La educación sobre la enfermedad del alcoholismo y sus efectos es parte de la terapia. Muchos de los profesionales involucrados en estos programas de rehabilitación tienen que seguir programas de reciclaje.

8.4 Terapias de aversión / repugnancia

También hay terapias de aversión / repugnancia en las que se utilizan drogas que interfieren en el metabolismo del alcohol y producen efectos muy desagradables, aún cuando se ingiera una pequeña cantidad de alcohol en las 2 semanas después del tratamiento. Esta terapia no se utiliza en mujeres embarazadas ni en personas con otras enfermedades. Este tipo de terapia debe ser utilizada con consejos de soporte y su efectividad varía en cada caso.

Alcohólicos Anónimos es un grupo de ayuda en la reconversión de alcohólicos que ofrece ayuda emocional y afectiva, bajo un modelo de abstinencia, a la gente que se está rehabilitando de la dependencia del alcohol. Hay más de un millón de socios en todo el mundo, y se encuentran pequeños grupos en pequeñas ciudades a lo largo de toda Europa.

9. Farmacología

A diferencia de la desintoxicación de opiáceos como la heroína, la cual puede ser muy desagradable, y en raras ocasiones con fatales consecuencias, dejar el alcohol puede llegar a matar al enfermo si no tiene un tratamiento médico adecuado. El método farmacológico de desintoxicación para alcohólicos se basa en el hecho de que el alcohol, barbitúricos y benzodiazepinas provocan efectos bastante similares en el cerebro, y por lo tanto, unos pueden sustituir a los otros. Debido a que las benzodiazepinas son las drogas más seguras de las tres, se interrumpe la ingestión de alcohol que se substituye por alguna benzodiazepina de larga duración, como por ejemplo el Valium con el fin de controlar el síndrome de abstinencia.

Otros fármacos que se emplean para el tratamiento del alcoholismo son Disulfiram y Naltrexone. Se emplean para mejorar el acatamiento del régimen de abstinencia y estándares de la farmacopea tales como anti - depresivos, ansiolíticos y otros psicotrópicos que se usan para tratar desórdenes profundos en el estado anímico, neurosis y psicosis asociadas a los síntomas que padecen los alcohólicos.

10. Cálculo del consumo excesivo de alcohol

Existe una sencilla fórmula para averiguar si se está consumiendo una cantidad excesiva de alcohol con los perjuicios que ello supone, mediante el cálculo de los gramos de alcohol. Esta fórmula consiste en multiplicar la cantidad de bebida en miligramos o centímetro cúbico por el número de grados de alcohol y por 0,8, y este resultado se divide por 100 para conocer los gramos de alcohol de la bebida en cuestión En los hombres, debido a su tolerancia superior al alcohol, podemos considerar bebedores excesivos a aquellos que superen los 40 gramos de alcohol diarios. En el caso de las mujeres esta tasa tiene no debe superar los 24 gramos de consumo diario de alcohol para que no se las considere bebedoras excesivas.

11. Bebidas alcohólicas

Las bebidas alcohólicas son bebidas que contienen el etanol (conocido popularmente como alcohol). La dependencia a las bebidas alcohólicas se denomina alcoholismo.

Atendiendo a la elaboración se pueden distinguir entre bebidas producidas por fermentación alcohólica (vinos, cervezas, hidromiel, sake) en las que el contenido en alcohol no pasa de 18-20 grados, y las producidas por destilación, generalmente a partir de un producto de fermentación (licores, aguardientes, etc.)

Las bebidas alcohólicas son: Absenta, Aguardiente, Brandy – Coñac, Cachaça, Cava – Champán, Cerveza, Cóctel, Hidromiel, Ginebra, Grappa, Orujo, Pisco, Ron, Sake, Sidra, Singani, Tepache, Tequila, Vino, Vodka, Whisky.

12. Ebriedad

La ebriedad o embriaguez, es el estado de intoxicación con el alcohol (es decir, etanol) a un grado suficiente como para deteriorar las funciones mentales y motorices del cuerpo. Una persona que habitualmente se intoxica de este modo se etiqueta como "alcohólico", también es referido a menudo como "borracho" en lenguaje vulgar. Y en lenguaje mas formal "DIPSOMANO"

12.1 Actitudes culturales

Muchas sociedades tienen estereotipos culturales asociados con la ebriedad; mientras algunos consideran a aquellos capaces de beber grandes cantidades de alcohol como dignos de respeto, otros lo consideran como un serio problema moral. Discutiblemente, tal actitud se puede abordar como patológica, puesto que puede conducir al alcoholismo. En muchos lugares públicos donde se consumen bebidas alcohólicas tales como los bares, el hecho de rechazar el consumo de alcohol puede ser interpretado como "negativo" y por lo tanto puede generar la desaprobación social. Sin embargo, una persona intoxicada con alcohol frecuentemente se considera incapaz de controlar sus límites naturales de consumo y por consiguiente puede ser tratada con desconsideración, debido a la molestia de su estado.
Los primeros síntomas de la embriaguez normalmente son considerados positivos, por lo menos inicialmente. Cuando los efectos disminuyen, comienza una “resaca” ( ) asociada con la ebriedad, como resultado de la deshidratación y agotamiento.

Los antiguos Griegos creyeron que podían prevenir la ebriedad al poner un pedazo de amatista en los vasos o en la boca mientras se bebía. Y de hecho, el nombre de la gema se refiere a esta creencia (en antiguo Griego "a-methyst" significar "no intoxicado").

Muchas religiones desalientan o prohiben el consumo del alcohol. El Corán, o el libro del Islam, declara que Dios prohibe a la humanidad el consumo del alcohol debido a los efectos dañinos para el cuerpo, para la vida y la familia del consumidor, por problemas sociales que acarrea, y la distracción del pensamiento hacia Dios.

Según el catecismo de los estados católicos de la iglesia en el párrafo 2290: "la virtud del temple nos dispone evitar cada clase de exceso: el abuso del alimento, del alcohol, del tabaco, o de la medicina. Los que incurren en culpabilidad grave, que por embriaguez o un amor de la velocidad, ponen en peligro sus seguridad propia y la de otros en el camino, en el mar, o en el aire." La iglesia no prohibe el uso del alcohol si se hace dentro de la moderación.

Los budistas se abstienen del alcohol para evitar dañar otros inadvertidamente. La intoxicación de la mente también está en desacuerdo con la enseñanza de la meditación.

13. Efectos del alcohol en el cuerpo

Los efectos del alcohol sobre el cuerpo toman variadas formas.

El alcohol, específicamente el etanol, es una potente droga psicoactiva con un nivel de efectos secundarios. La cantidad y las circunstancias del consumo juegan un rol importante al determinar la duración de la intoxicación, por ejemplo, al consumir alcohol después de una gran comida, es menos probable que se produzcan signos visibles de intoxicación que con el estomago vacío. La hidratación también juega un rol, especialmente al determinar la duración de las resacas.

El alcohol tiene un efecto bifásico sobre el cuerpo, lo cual quiere decir que sus efectos cambian con el tiempo. Inicialmente, el alcohol generalmente produce sensaciones de relajo y alegría, pero el consumo posterior puede llevar a tener visión borrosa y problemas de coordinación. Las membranas celulares son altamente permeables al alcohol, así que una vez que el alcohol está en el torrente sanguíneo, se puede esparcir en casi todos los tejidos del cuerpo. Tras el consumo excesivo, puede aparecer la inconciencia y a niveles extremos de consumo pueden llevar a un envenenamiento por alcohol y a la muerte (una concentración en la sangre de 0.55% matará a la mitad de la población). La muerte puede ser causada por asfixia si el vómito, un resultado frecuente de la ingesta excesiva, obstruye la tráquea y el individuo está demasiado ebrio para responder. Una respuesta apropiada de primeros auxilios a una persona inconsciente y ebria es ponerla en posición de recuperación.

La intoxicación conduce frecuentemente a una baja de las inhibiciones de uno, y la gente intoxicada hará cosas que no haría estando sobrios, a menudo ignorando las consideraciones sociales, morales y legales. El término intoxicación es usado típicamente en procedimientos legales cuando se ha cometido algún crimen durante el estado de ebriedad.

13.1 Acción sobre el cerebro

El etanol es rápidamente absorbido por el corriente sanguíneo, alcanzando el cerebro y el resto de las células del cuerpo. Como molécula pequeña es capaz de cruzar la Barrera hematoencefálica del cerebro. Por razones que aún están siendo investigadas, la llegada del alcohol al cerebro produce el lanzamiento de dopamina y endorfina al torrente sanguíneo, lo cual produce euforia. Posteriormente el efecto depresivo causado por el alcohol se debe a que actúa sobre los canales BK de potasio, los cuales son calcio dependiente. El etanol potencia la actividad de los canales BK lo cual disminuye la excitabilidad de la neurona. El etanol actúa sobre el neurotransmisor GABA, aunque sea ha cuestionado si este es realmente una consecuencia directa del efecto producido en los canales BK. Los efectos sobre la GABA son similares a los producidos por los ansiolíticos tales como el diazepan y benzodiazepan. GABA es un neurotransmisor inhibidor, lo cual significa que retarda o inhibe el impulso nervioso. El etanol incrementa la eficacia de GABA actuando a través de los receptores GABA

Cuando es usado por durante un periodo de tiempo prolongado, el etanol cambia el número y tipo de receptores de GABA, lo cual es responsable de los cambios violentos en el comportamiento del individuo. El etanol interviene en la sinapsis provocando la muerte de las células nerviosas. Esta muerte se debe al incremento de la concentración intracelular del calcio, lo cual tiene varios efectos entre los cuales destaca la secreción de proteasas, las cuales degradan las proteínas celulares.

14. Delirium tremens

Se denomina delirium tremens - locución latina que significa "delirio tembloroso"- a un estado morboso asociado a la intoxicación alcohólica aguda (por etanol), si bien también aparece como complicación en una intoxicación por benzodiacepinas y barbitúricos. Únicamente se presenta en individuos con un largo historial de consumo de alcohol. Unas fuentes sugieren que el delirium tremens se manifiesta comúnmente alrededor de 18 o 24 horas después de haberse interrumpido la ingesta de alcohol, aunque otras indican que entre 72 a 96 horas después de haber bebido por última vez, resolviéndose en 3 a 5 días, y que puede aparecer incluso en proceso de ingesta de alcohol.

Los síntomas incluyen fuertes temblores incontrolables en las extremidades, así como intensas alucinaciones terroríficas (ataques repentinos de insectos, ratas...). Al revés que las alucinaciones propias de la esquizofrenia, que son auditivas, en el delirium tremens son básicamente visuales.

El delirium tremens se caracteriza además por presentar componentes neurosiquiátricos como la confusión, agitación y signos de hiperactividad autónoma, tales como midriasis, diaforesis, taquicardia y taquipnea.

Provocan este síndrome alrededor del 5 % de las intoxicaciones alcohólicas agudas. Como en el caso de otras intoxicaciones parecidas, puede resultar fatal. La mortalidad ronda el 35 % si no se trata a tiempo. Pero un tratamiento oportuno reduce este índice al 5 %.

Posiblemente, factores psicológicos también sean responsables del síndrome.
El tratamiento suele ser a base de sedantes del tipo diazepam (Valium) u oxazepam, y en algunos casos se administran también antipsicóticos, como el haloperidol, hasta que remiten los síntomas. Si el paciente es epiléptico, las convulsiones se tratan conjuntamente.

CAPÍTULO III
RELACIÓN ENTRE ALCOHOL Y VIOLENCIA

1. Introducción

En el pasado, la sociedad casi siempre excusaba a los hombres por cometer actos violentos contra las mujeres cuando estaban borrachos. Sin embargo, hoy en día ya la gente no acepta tal comportamiento como normal.

El alcohol y la violencia doméstica tienen algunas cosas en común:

• Ambos pueden ser transmitidos de generación en generación.
• Ambos involucran la negación y minimización del problema.
• Ambos pueden causar que el abusador y la víctima se sientan aislados.
• Ambos se derivan de una necesidad de poder y control.

2. Cómo Empieza la Violencia

El destructivo hábito de beber y la violencia en el hogar pueden existir antes del
matrimonio. Los malos hábitos pueden comenzar en los días de citas en la
adolescencia, algunas veces después de observar que los padres exhiben los mismos comportamientos.

Siempre que ocurran el hábito destructivo de beber y la violencia, una pareja estará ejerciendo poder y control sobre la otra.

Una mujer que se convierte en víctima del abuso está en riesgo de abusar del alcohol y otras drogas para escapar del dolor y la vergüenza del abuso. Algunas parejas abusivas fuerzan a la mujer a beber o a tomar drogas bajo la amenaza de más violencia. La mayoría de las mujeres no se dan cuenta de que beber alcohol (en cualquier cantidad) las pone en riesgo de violencia.

El alcohol puede estar conectado con la violencia doméstica, aunque uno no cause el otro. No todos los hombres que abusan del alcohol se tornan violentos. Algunos hombres son violentos ya sea que beban o no.

3. Ciclo de la Violencia

Por lo general la violencia doméstica ocurre en ciclos. Si no se hace nada para detenerla, la violencia puede repetirse de generación en generación. La violencia también ocurre cíclicamente en las etapas de una relación entre dos personas. Las etapas incluyen:

3.1 La Fase de Luna de Miel

Ambas parejas exhiben su mejor comportamiento y comparten un sentido de emoción y novedad. Se intercambian regalos. El alcohol puede estar presente sólo en ambientes sociales o románticos. No hay un verdadero aumento del hábito de beber.

3.2 La Fase de Creación de Tensión

Después de varios meses o un año, la mujer siente que se crea tensión y nota señales de temperamento o criticismo de parte de su pareja. Ella puede tratar de minimizar los problemas y tiende a sentirse como si estuviera “caminando sobre cáscaras de huevo”. En algunas, pero no en todas las relaciones abusivas, el hombre puede empezar a beber con exceso. A medida que crece la tensión, el abuso del alcohol se puede convertir en un problema, jugando un papel principal en ataques verbales y violencia menor. Algunas mujeres pueden beber para disminuir la tensión.

3.3 La Fase de Maltrato Serio

En esta etapa, la violencia que resulta puede ser severa, requiriendo atención médica para fracturas, cortes y quemadas. Un hombre que abusa tanto del alcohol como de su pareja puede empezar a depender del alcohol para aliviar sus sentimientos de impotencia, culpa y tensión. Las mujeres también pueden usar el alcohol para escapar del dolor físico y emocional.
Después de un episodio de violencia, el comportamiento del hombre puede cambiar dramáticamente. Se torna encantador, lo que conduce a la siguiente fase.

3.4 La Fase de Luna de Miel

El hombre se siente culpable por la violencia y pide perdón. Se comporta de manera similar a cuando estaban en los principios de la relación. Le dice a la mujer cuánto la quiere y cuánto la necesita. Si ha estado abusando del alcohol, puede parar de beber. Ya sea que el alcohol esté involucrado, en cualquier relación abusiva, la fase de luna de miel eventualmente conduce al siguiente ciclo de la violencia.

4. La Importancia de Reconocer el Problema

Las familias que experimentan el abuso del alcohol y el físico tienen una sólida necesidad de negar el problema. La gente que no experimenta los problemas directamente también necesita reconocer el problema en sus comunidades. Se estima que 3 millones de niños entre las edades de 3 y 17 años están en riesgo de exposición a la violencia de los padres cada año.

Muchas personas no están conscientes del impacto el abuso doméstico y del alcohol que tienen sobre los niños. Los niños pueden carecer de esperanzas y sentirse indefensos.

Viven con el temor y la vergüenza. Los bebés podrían no prosperar o sentirse alejados de sus cuidadores. Los niños podrían registrar su trauma físicamente. Pueden quejarse de dolores de estómago, dolores de cabeza y problemas con el sueño. Los niños también pueden sufrir descuido debido a que no se atienden sus necesidades físicas y emocionales. Los niños mayores podrían tornarse agresivos, deprimidos, o tener un bajo desempeño escolar. Además, los niños pueden hacerse adictos al alcohol o drogas para escapar de su vida hogareña.

Violencia de las Citas de Adolescentes

El alcohol juega un gran papel en las relaciones abusivas entre adolescentes. Más
del 60 por ciento de las agresiones sexuales involucran el alcohol. En efecto, uno de cada cuatro adolescentes experimentarán abuso sexual o no - sexual para cuando terminen el colegio o lleguen a los 21 años de edad. Las relaciones abusivas entre adolescentes siguen los mismos patrones de las parejas de mayor edad. Sin embargo, los efectos de la violencia sobre las adolescentes pueden incluir:

• Desórdenes alimenticios
• Uso de alcohol y drogas
• Dificultades para dormir; enfermedades físicas relacionada con la tensión
• Depresión; tendencias suicidas; mayor aislamiento de los amigos
• Falta de concentración y bajas calificaciones en la escuela.

IV. CONCLUSIONES

1. El alcoholismo constituye un problema social ya que tiene un impacto negativo en las vidas de un segmento considerable de la población, el mismo para su estudio y comprensión podemos analizarlo a través de dos funciones las manifiestas y las latentes. También corroboramos las conclusiones emitidas por estudiosos de la temática coincidiendo con ellos con que el mismo tiene gran repercusión social las que se ven reflejadas en las reiteradas y siempre crecientes violencias hacia hijos y cónyuges, agresiones a vecinos y amigos, riñas, daños a la propiedad social, divorcios (constituyendo una de las principales causas de este). Además, existen factores sociales que inciden en el predominio del alcoholismo como problema social como son: un medio social favorable, al consumo y adquisición de las bebidas alcohólicas, evasión a los problemas que afectan al individuo y tradiciones socioculturales favorables al consumo.

2. La violencia es un comportamiento deliberado que resulta, o puede resultar, en daños físicos o psicológicos a otros seres humanos, o más comúnmente a otros animales o cosas (vandalismo) y se lo asocia, aunque no necesariamente, con la agresión, ya que también puede ser psicológica o emocional, a través de amenazas u ofensas. Algunas formas de violencia son sancionadas por la ley o la sociedad, otras son crímenes. Distintas sociedades aplican distintos estándares en cuanto a las formas de violencia que son o no aceptadas.

3. A pesar de que la relación entre el consumo de alcohol y las diferentes manifestaciones de la violencia, se ha reconocido durante siglos, es en los últimos 20 años cuando se han realizado investigaciones sistemáticas para explorar las bases causales de esta relación y de los procesos que le subyacen. Las investigaciones realizadas presentan una amplia revisión de datos que comprueban la relación entre el consumo de alcohol y la violencia doméstica, incluyendo resultados obtenidos en estudios transversales, longitudinales y experimentales, así como en investigaciones basadas en sucesos específicos y estudios con población de alcohólicos en tratamiento. A partir de esta revisión se concluye que el alcohol es un factor que contribuye a la violencia doméstica pero no una causa suficiente ni necesaria para la misma.

4. La relación entre el alcohol y la violencia es condicional: es la bebida en combinación con otros factores lo que está en juego. La relación no necesariamente opera en el cerebro de un perpetrador; el consumo de la víctima es a menudo otro factor en la cadena causal. De manera más general, la relación opera a través del consumo en su calidad de práctica cultural y circunstancial. A pesar de que la fuerza de esta relación varía de una población a otra, la evidencia actual indica que dicha relación existe en un amplio rango de contextos culturales.

La influencia del patrón de consumo sobre diversos problemas sociales y de salud significa que el riesgo atribuible puede variar entre dos sociedades o grupos en la misma medida en que varía el volumen y el patrón de consumo. Más aún, en lo que respecta a la violencia, es claro desde el punto de vista etnográfico que la gente de distintas culturas se comporta de manera diferente bajo el influjo de una cantidad similar de alcohol. Esto implica que un sujeto intoxicado no sólo está sujeto al efecto de factores individuales y situacionales, también se encuentra bajo el influjo de expectativas y patrones culturales específicos.

V. BIBLIOGRAFÍA

• Acero Achiurica, A.; Alemany Ripoll, E.; Carpallo, C.; Comas Verdú, R.; Jiménez Fuensalida, A. & Méndez Gago, S. (1999). Prevención del consumo de alcohol en el ámbito familiar. Fundación de ayuda contra la Drogadicción – FAD, Madrid, España.

• Alcoholismo.
En "http: //es.wikipedia.org/wiki/ Alcoholismo"

• El alcoholismo
En http: //ar.geocities.com / alcoholismo _alcohol/

• Bardiera, R; Hariyo, M.; Jaquenod de Giusti, C.& Nápoli, H. (2006). Alcoholismo en los adolescentes: ¿Una enfermedad o un entretenimiento?
En http: //www.monografias.com/trabajos13/ infalcoh / infalcoh. shtml

• Bauer, M. (2006). El Alcoholismo. Grupos que conforman el sexto distrito
En http: //www.monografias.com/trabajos5/ elalco/ elalco. shtml

• Castillo Aponte, Y. (2004). El alcoholismo y su influencia en grupos familiares de Veguitas, 2004
En http: //www.monografias.com/trabajos28/ alcoholismo - familia/
alcoholismo - familia. shtml

• Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas – Devida (2004, 29 de marzo). Más de un millón de peruanos son alcohólicos.
En Liberación. Locales. Lima, Perú, p. 10.

• Consejo Nacional contra las adicciones (1995). Alcoholismo información básica para la población rural. Secretaría de Salud, México, México.

• Corporación Peruana para la Prevención de la problemática de las Drogas y la Niñez en Alto Riesgo Social – OPCIÓN (2001). Fundamentos teóricos de las adicciones. 3° edición. Oficina para Asuntos Antinarcóticos de la Embajada de los Estados Unidos de América - NAS, Lima, Perú.

• Corporación Peruana para la Prevención de la problemática de las Drogas y la Niñez en Alto Riesgo Social – OPCIÓN (2000). Fundamentos teóricos de las adicciones. Oficina para Asuntos Antinarcóticos de la Embajada de los Estados Unidos de América - NAS, Lima, Perú.

• Corporación Peruana para la Prevención de la problemática de las Drogas y la Niñez en Alto Riesgo Social – OPCIÓN (2001). Violencia familiar. Evolución, antecedentes y consumo de drogas. Oficina para Asuntos Antinarcóticos de la Embajada de los Estados Unidos de América - NAS, Lima, Perú.

• Del Carmen, R. (2006). Drogas Legales: El alcohol y el tabaco.
En http: //www.monografias.com/trabajos14/ drogas legales/ drogas legales.

• Dominguez, M. (2000, 20 de octubre). Chibolos conocen el trago desde los 10 años. Maltrato y abandono de padres los llevan a beber.
En Ojo. Metro Lima. Ciudad sucesos. Lima, Perú, p. 16.

• - - - - (2000, 6 de diciembre). Una enfermedad sin cura. El problema surge cuando el bebedor no puede controlar su consumo y llega a la adicción.
En Ojo. Lima, Perú, p. 16.

• Elbaum, J. C. (2006). Alcoholismo. Una revisión integral sobre el tratamiento farmacológico y de urgencias
En http://www.monografias.com/trabajos19/farmacologia-alcoholismo/ farmacologia - alcoholismo.shtml

• Fernández, F. & Borges, Carlos (2006). Alcoholismo.
En http: //www.monografias.com/trabajos16/el- alcoholismo/ el - alcoholismo. html #MITOS

• Girón, M. L. (2000). Clínica de la adicción femenina: La mujer alcohólica. PROMUDEH; Comisión de Lucha contra el Consumo de drogas - Contradrogas; Colegio de Psicólogos del Perú; Organización Panamericana de la Salud - O.P.S., Oficina para Asuntos Antinarcóticos de la Embajada de los Estados Unidos de América - NAS; Lima, Perú.

• Gonzáles, M.; Guadagna, M.; París, T.; Parra, S.; Petersen, P. & Rinaldelli C. (2006). Adicciones.
En http: //www.monografias.com/trabajos12/ adicci/adicci2.shtml

• González Venegas, C. (2005). Talleres para padres de familia de áreas urbanas. Cedro, Lima, Perú.

• Hoyle Fogelgesang, S. (1999, 7 de octubre) El alcohol perjudica seriamente la salud.
En El Sol. Salud. Lima, Perú, p. 8b.

• Limache, Y. (1999, 12 de junio). El problema del alcoholismo: un trago más, si importa.
En El Peruano. Informa especial. Lima, Perú, p. 6 - 7.

• Lafuente, H. (2002). Transcripción de folleto de Alcohólicos Anónimos
En http: //www.apocatastasis.com/ alcoholicos-anonimos.php

• Latanzzi, M. (2006). Enfermedades sociales, Drogadiccion alcoholismo.. etc
En http: //www.monografias.com/trabajos6/ enso/enso.shtml

• Llerena, T (2000). Ellas y las botellas. Encuesta causa polémica: las mujeres han comenzado a beber tanto como los hombres:
En Ojo. Suplemento Dominical Lima, Perú, p. 18 – 19.

• Mangas Martín, L. E. (2002). La comorbidad entre el alcoholismo y el trastorno bipolar. Psicocentro el portal de la psicología.
En http: //www.psicocentro .com/cgi-bin/articulo_s.asp?texto=art34001

• Martín, C. (2004, 23 de mayo). Adicción, el mal que derrota la voluntad. El alcoholismo es una de las adicciones más frecuentes entre los jóvenes.
En La República. Especial. Lima, Perú, p. 24 – 25.

• Ministerio de Promoción de la Mujer y desarrollo Humano – PROMUDEH (1999). “60 años y más”. Alcoholismo y otras adicciones en las personas adultas mayores. Contradrogas, Lima, Perú.

• Pratt Fairchild, H. (1996). Diccionario de sociología. Fondo de Cultura Económica, México, México; Buenos Aires, Argentia..

• Ramírez Pérez; L. (2002). Una mirada sociológica al alcoholismo como problema social
En http: //www.monografias.com/trabajos16/ alcoholismo/ alcoholismo .shtml

• Reyes Pérez, M. (2000, 17 de setiembre). Prometedora investigación contra el alcoholismo.
En El Comercio. Lima, Perú, p. F5

• Salazar, M. (2004, 10 de agosto). Cedro: ha crecido más el consumo de licor entre mujeres del país. Estudio revela que habitantes de la selva beben más que el resto de peruanas.
En La República. Lima, Perú, p. 13.

• Sanéz Briceño, Y. (2002). El alcohol en la mujer.
En Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social – MIMDES. Dirección General de Promoción de la Mujer. NAS, Lima, Perú.

• Tehidon, K. (1999, julio). El alcohol y las secuelas de la guerra.
En Ideele; Revista del Instituto de Defensa legal. Lima, Perú, p. 56 – 62.

• Tobal, C. (2006). El alcoholismo.
En http: //www.monografias.com/trabajos29/ alcoholismo/ alcoholismo. shtml

Nota: Es probable que en esta página web no aparezcan todos los elementos del presente documento. Para tenerlo completo y en su formato original recomendamos descargarlo desde el menú en la parte superior

Luis Pedro Menacho Chiok

Especialista en Bibliotecología del Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social - MIMDES. Bibliotecario Profesional (Ex - Escuela Nacional de Bibliotecarios de la Biblioteca Nacional del Perú) Lic. en Bibliotecología y Ciencias de la Información (Univ. Nac. Mayor de San Marcos) Bach. Profesional en Administración de Empresas (Instututo "Argentina") Maestría en Administración (Univ. Nac. Federico Villarreal)

lmenachoarrobamimdes.gob.pe

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.